2018/03/29

¡Sirve, y Seras Primero!


Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por los suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimo en ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojo así mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humillo así mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de Cruz. (Filipenses 2:3-8)

Saludos. Normalmente, y repito para mis nuevos lectores, escribo sobre cosas que vivo, leo, veo, escucho, o lo que el Espíritu Santo de Dios me use para trasmitir a sus hijos y a los que quieran serlo. Esta corta publicación de hoy, pero profunda, no es la excepción.

En estos tiempos en los que el "Yo" primero y siempre que, es el que predomina, sería bueno saber, aprender, y entender, que nos dice el Señor Jesucristo al respecto del siervo cristiano.

Comencemos Su enseñanza con el siguiente episodio:

El Señor estaba realizando su último viaje a Jerusalen en donde le esperaba la muerte en cruz. En el camino le explicaba a sus discípulos que solo de esta manera se podía establecer el Reino de Dios en la tierra. Pero al mismo tiempo, también insistía acerca de cuales serían los principios de Su Reino(Marcos 10:32-34). Dijo que:

  • "Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros." (Marcos 10:31)Dando a entender que su Reino no se establecía según los criterios de este mundo.
  • Para entrar en el Reino de Dios es necesario recibirlo(a El) como niños(Marcos 10:15). Esto quedo muy bien ilustrado con la historia del "Joven Rico", que no fue capaz de depositar su confianza en Cristo y depender únicamente de El para entrar en la vida eterna(Marcos 10:17-22).
  • La grandeza dentro de Su Reino tampoco se consigue como en el mundo(por obras o posesiones), sino a través del Servicio.

"Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidory el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos." (Mateo 20:26-27, Marcos 10:43-44)

Por esta razón, los discípulos(y nosotros también) debían hacerse "servidores" de todos los demás, no considerando sus propios derechos, sino los de los otros.

El Apóstol Pedro lo entendió perfectamente, y años mas tarde, cuando hablaba acerca del gobierno en la Iglesia(cuerpo de creyentes) local, se expresa así:

"Apacentad la grey(congregación de creyentes cristianos) de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey." (1 Pedro 5:2-3) 

Pablo también tuvo que exhortar seriamente a los creyentes de Corinto porque se encontraban en divisiones internas debido a la tendencia que tenían de endiosar a sus lideres de una forma completamente mundana e idolatra. No habían entendido que aquellos Apóstoles(nombrados directamente por Jesús, no hubo mas) y misioneros que, ellos tenían tan "idolatrados", no eran sino "servidores" suyos. ¿Algo parecido con algunos "cristianos" de hoy día? 

"Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor." (1 Corintios 3:4-5)



Desgraciadamente, muchos de los que se dicen seguidores de Cristo han olvidado estos principios, y constantemente han manifestado esta tendencia del hombre caído de exaltar a sus lideres, llegando a considerar que, la congregación mas importante es aquella en la que su líder tenga mas seguidores. ¡Que equivocación!

Lo ideal es desear que estos principios(enseñados por Jesús) se apliquen en todas las áreas de nuestras vidas. Pero sin duda, uno de los mas grandes problemas del ser humano es que, siempre "quiere aportar poco y recibir mucho". Esta ultima frase, nada tiene que ver con el diezmo.

"Cuenta la historia que, durante la guerra de independencia de los Estados Unidos de América, algunos soldados estaban tratando alzar un pesado tronco para colocarlo en su lugar. En eso se acercó un hombre de aspecto distinguido que al ver que un oficial observaba sin ayudarles, le pregunto por que. El oficial, indignado, y sintiéndose demasiado importante para "servir", le contesto: "¿Es que no se da cuenta de que soy un coronel?" Entonces el otro, respondió: "Bueno si usted no lo hace, lo haré yo". Y así fue que, con ayuda de ese hombre por fin se terminó la tarea. El coronel  quiso saber el nombre del caballero. Este, abriendo su abrigo para revelar el uniforme que llevaba puesto debajo, le contesto: "Soy el general Washington, y cuando necesite nuevamente ayuda, llámeme".

Sigamos el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo:

"Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor. Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve." (Lucas 22:24-27)

"Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis." (Juan 13:13-17)

El papel de Siervo de Jesús, no acabó con su muerte en la Cruz, y esto es algo asombroso. En su segunda venida, con todo su poder y gloria, volverá a asumir el mismo papel: 

"Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles." (Lucas 12:37)


Jesús, el siervo bueno y fiel, nunca dejará de servirnos. Esto debería inclinar nuestros corazones a Servir y entregarnos a otros en lugar de estar buscando los aplausos o el prestigio entre nuestros semejantes. El orgullo mata el servicio a los demas, mientras que la humildad nos engrandece.

"Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido." (Lucas 14:11)


Referencias: Biblia - Escuelabiblica


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.

ANUNCIOS