2018/03/10

¿Se Puede Conocer a Dios?


Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. (Juan 17:3)

Saludos. Mi deseo por saber mas sobre Dios, llego casi un poco tarde(realmente nunca es tarde) a mi vida, y como la mayoría de las veces, y a la mayoría de las personas, como consecuencia de pruebas que nos llegan. Creía en Dios, pero tenia algunas preguntas sin respuesta. Entre otras: ¿Puedo conocer a Dios personalmente?¿Como puedo tener una relación con El?¿Se puede conocer a Dios de otro modo?

Así que, ¿cual es la clave para conocer realmente a Dios?¿Filosoficamente se puede conocer a Dios? Primero, es necesario entender que, el hombre, por si mismo, es incapaz de conocer verdaderamente a Dios, debido a su pecado. Las Escrituras dicen que todos somos pecadores(Romanos 3:11-20), y que ninguno alcanza el nivel de santidad requerido para tener una comunión real con El. Así que, para conocerlo realmente, primero debemos recibirlo en nuestras vidas.

"Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12)

Nada es mas importante que esta verdad cuando se trata de conocer a Dios. Jesús deja en claro que, solo El es el camino a la vida eterna y al conocimiento de Dios(Juan 14:6).

¿Como se puede llegar a conocer a Dios? Para conocer a Dios mejor, se requiere un salto de fe, con todas las implicaciones que ello trae. Y yo, en su momento, no estaba dispuesto a darlo, al menos como el mismo Señor lo requiere. ¿Que me detenía? No lo sabia, pero en silencio, una y otra vez, sentía que Dios me estaba atrayendo a El. Pequeñas cosas sucedían que me animaban. Leía algo, escuchaba algo,  veía algo, las personas correctas comenzaron a llegar a mi vida, incluso, el Señor me permitió asistir a una casa de congregación, donde por supuesto, El no era el centro de atención. Dios, me estaba enviando señales de humo.

Finalmente decidí dar el salto de fe, lo necesitaba, y mi familia también. Dije: "Dios, yo no necesito entender todo lo tuyo para dar este paso. Yo confío en ti, quiero ser de ti, y ser un instrumento de ti. Me entrego en tus manos"

Lo que sucedió después fue sorprendente, las angustias y todo lo demás que me oprimía, se fueron para dar paso a una paz que no conocía, el Señor me acepto tal y como yo era. No me lo había ganado. Quizás no lo merecía. Pero el acepto mi tímido paso de fe y, a cambio, me recibió con los brazos abiertos. El ya no estaba distante. Aunque había mucho, y hay todavía mucho por entender, cambiar, y mejorar. Mi conexión con Dios, había empezado.

En ese tiempo de mi vida, entendía muy poco sobre el profundo cambio que empezaba a ocurrir. Ahora, a través del entendimiento adquirido en la Biblia, y a experiencias personales, entiendo como una persona entra en una relación personal con Dios, y como empezar. Sera un gozo para mi, poder compartir esto con ustedes.

Primero, debemos entender que es el pecado y de donde vino.

La palabra "Génesis"  significa "comienzo". Génesis es el primer libro de la Biblia, en donde podemos echar un vistazo al momento de la creación de la humanidad. Dios creo al primer hombre, Adán, y le dio una esposa, Eva. Ellos caminaban muy cerca de Dios, El los amaba, y ellos respondían cariñosamente a ese amor. La vida era completamente satisfactoria, y libre de estrés. Ellos vivían en el Paraíso.

Lamentablemente, esto duro muy poco, lo que sucedió después tuvo enormes consecuencias. En la Biblia aprendemos que Adán y Eva fueron tentados y desobedecieron el mandamiento especifico de Dios. El les pidió cuentas a Adán y a Eva cuando se revelaron y escogieron seguir su propio camino. Esta es la primera evidencia de lo que la Biblia llama pecado. El resultado fue que, no tan solo ellos, sino todos los que nacieron después, heredamos un defecto mortal.

Desde Adán, la naturaleza humana ha sido gobernada por la violencia, la codicia y los celos, entre otras cosas. Las Escrituras llaman a esto, pecado, lo que interrumpió la relación de todo ser humano con Dios.

¡Gracias a Dios, este no es el final de la historia! Tan pronto el pecado entro a la humanidad a través de Adan, el Señor predijo la venida de Uno que nos salvaría del pecado. Su nombre es Jesús, su Hijo, solo El tenia la facultad de tratar con el problema del pecado.

Jesús era semejante a Adán en ciertos aspectos. Ambos nacieron libres del defecto del pecado. Ambos fueron tentados y capaces de pecar. Sin embargo, ambos tomaron caminos radicalmente diferentes. Mientras que Adán se dejo tentar(Génesis 3:6), Jesús no lo hizo(Mateo 4:1-11). El vivió una vida perfecta y fue ejemplo de como debe vivir todo ser humano.

¿Quien es Jesús? Después de que, el pecado entro al mundo, y con miles de años de preparación, a su debido tiempo, Dios visita a una joven virgen llamada María y siembra su semilla de vida en ella, quien esta comprometida con un carpintero llamado José. Les nace un hijo, Jesús, el unigénito Hijo de Dios.

Siendo Jesús muy joven, trabajaba en la carpintería de su padre terrenal José. Aunque se enfrento a las tentaciones que cada uno de nosotros enfrenta, El creció viviendo una vida perfecta. A la edad de 30 años, deja su oficio y comienza su ministerio: "Anunciar el Reino de Dios". Cientos de miles le siguieron, muchos son sanados, y aun los muertos son resucitados.

Los lideres religiosos y del gobierno lo ven como una gran amenaza. Ellos se unen y conspiran su muerte creando cargos ficticios. Jesús es traicionado, arrestado, juzgado, azotado, y clavado en una cruz. Allí muere, junto al pecado.

En la cruz, Jesús exclama: "Todo ha terminado". No estaba hablando de su propia vida en la tierra, sino del problema del pecado. El, y solo El, a través de su sacrificio perfecto, llego a ser el salvador de la humanidad, y desde entonces, nos invita a ser Sus seguidores(nuevas criaturas).

¡Que gran amor nos tiene Dios al sacrificar a su propio Hijo por nosotros!(Juan 3:16) La clave para aplicar estas verdades, es creer en ellas y permitirles moldear nuestras vidas.  

"Creer", aparece mas de 200 veces en la Biblia. Creer no es tener ilusiones o esperanzas infundadas. No se trata de ganarse una relación con Dios. No se trata de ser buenas personas o hacer buenas obras. No nos convertimos en cristianos simplemente haciéndonos adeptos a una organización religiosa, ni por seguir la tradición, ni tampoco por haber nacido en una familia cristiana.

Creer, es poner nuestra confianza en alguien o en algo. Es una palabra de acción que involucra tomar una decisión intencional. Nosotros decidimos creer o no. Ambas conllevan tomar una decisión.

Creer, en términos bíblicos, no tan solo involucra nuestras mentes sino también, lo mas profundo de nuestros corazones. Cuando creemos, unimos las realidades mencionadas anteriormente con el compromiso de poner nuestra confianza y esperanza, en la persona de Jesús.

Cuando creemos, estamos respondiendo al amor de Dios hacia nosotros. Ese amor es tan profundo que, abarca todo lo que El ha hecho por nosotros y todo lo que El espera de nosotros. Jesús desea apasionadamente, que seamos completos en nuestra relación con El.


¿Como damos este salto de fe y comenzamos a conocer a Dios?


Primero, debemos entender que estamos separados de Dios. El abismo que nos separa de Dios es tan ancho como profundo, y viene como consecuencia de haber heredado el pecado. La Biblia es clara en esta sombría realidad:

"Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23)


¡Es por lo anterior, que necesitamos un Salvador!

Lo segundo que, debemos entender es quién es Jesús, y lo que El a hecho por nosotros. Jesús cerro la brecha que nos separaba de Dios. El vino a la tierra como el Hijo de Dios. Nació de una virgen. Vivió sin pecado, murió y fue sepultado. Resucito de entre los muertos y ascendió al cielo donde llego a ser Señor y Cristo sentando a la derecha del Padre. El, y solamente El, esta calificado para ser el remedio para nuestros pecados(Juan 3:16, 14:6).

Finalmente, ¡arrepentirse y creer! Nosotros comenzamos nuestra nueva relación personal con Dios cuando nos arrepentimos y creemos en El. Arrepentirse es decirle al Padre:

"Dios, ayúdame. Yo quiero regresar a Ti y alejarme de la vida que he estado viviendo en mis propios esfuerzos y deseos carnales. Lamento lo que he sido y lo que he hecho, y quiero un cambio permanente. Recibo tu regalo del perdón de mis pecados."

Creer, es confirmar, por nosotros mismos la realidad de que Jesús es el Hijo de Dios, quien murió por nuestros pecados, y recibirle como nuestro Salvador y Señor. Esto es una promesa verdadera:

"Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios." (Juan 1:12)

¿Le gustaría recibir a Jesucristo como su Salvador? Comience ahora, orando de la siguiente manera:

"Jesús, te necesito. Me arrepiento por la vida que he vivido apartado de ti. Gracias por morir en la Cruz por mis pecados. Yo creo que tu eres el Hijo de Dios, y en este momento te recibo como mi Señor y Salvador. Me comprometo a seguirte por el resto de mi vida."

¿Hizo Esta Oración?




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.

ANUNCIOS