2018/02/08

¡Avanzar! Sin Temor


No temáis, manada pequeña; porque al Padre ha placido daros el reino.(Lucas 12:32)

Saludos. En el contexto de la anterior cita, Jesús nos enseña distintas cosas: La hipocresía. A que se debe tener miedo. Reconocer a Jesucristo. El peligro de las riquezas. El cuidado de Dios a sus hijos. Riquezas en el cielo. Estar preparados. La fidelidad. Jesús causa de división. Las señales de los tiempos. Ponerse en paz con el enemigo(Lucas 12:1-59).

En el versículo 32, de la cita que vamos a tratar hoy, Jesús inicia diciendo: "No temáis, manada pequeña".

Por algún motivo; el Señor escogió a este grupo(manada) pequeño, para entregarles el reino de los cielos. Pero, y ¿Quienes son éstos?¿Como se refiere el Señor a ellos? Veamos:

"No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; yo soy tu socorro, dice Jehová; el Santo de Israel es tu Redentor." (Isaias 41:14)

"¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños." (Mateo 18:12-14)

"Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos."(Mateo 20:16)

"Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo." (Mateo 25:34)

"sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia." (1 Corintios 1:27-29)

"Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?" (Santiago 2:5)

Me atrevo a intuir, sin temor, que el Señor Jesucristo escogió a este grupo pequeño, ademas de que, eran y son los necesitados(el pueblo santo de Israel en ese momento. Pero ahora somos todos los que, en El creemos); porque se animaron a creer en El, y a seguirle. Colocaron su confianza en El.

"De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él." (Marcos 10:15)

El Señor, en la anterior afirmación, no precisa cuales eran las cualidades de los niños en las que estaba pensando. En cualquier caso, El, no estaba apuntando a que los niños no tengan pecado y sean puros, ni se trata tampoco de cualidades como la sinceridad, honestidad o generosidad, puesto que no es difícil ver, en alguno niños, actitudes muy egoístas y envidiosas.

Pero hay otras características que son propias de los niños y que los adultos hemos perdido: La confianza, dependencia, y el hecho de que se dejan guiar y son moldeables. Podríamos decir que un niño normalmente cree lo que se le dice y se entrega a ello.

Precisamente estas son las características imprescindibles para entrar en el Reino de Dios: reconocer nuestra necesidad, de que no somos autosuficientes, que necesitamos ayuda, y por lo tanto, confiar en la Palabra de Dios y entregarle nuestras vidas a Cristo para que, a partir de ahí, seamos guiados por El. 

Entonces, la respuesta a la interrogante de arriba: ¿Quienes son estos? Son justo los que tienen las características de niños que, hemos descrito.

Dios, en toda su Palabra, siempre ha manifestado un interés muy especial en el cuidado de ésta "manada pequeña" (Isaias 58:7, 10, Lucas 14:13-14, Galatas 2:10).

La situación social y económica de la Palestina de la época de Jesús(no ha cambiado nada), tiene muchos paralelos con la contemporánea. Es cierto que, tanto en el presente, como en el pasado, algunos miembros(que se creen) de la Iglesia de Dios, se cuentan entre los poderosos y los económicamente mas prósperos,  mientras que la mayoría de los cristianos(manada pequeña), se encuentran en la encrucijada moral del llamado del Señor a compartir con los mas pobres, y socorrer a los necesitados; al mismo tiempos que, sus recursos son limitados y hacen parte también de la pobreza del mundo.

¿Como responder entonces a ese llamado del Señor, cuando nos encontramos en la misma situación? (claro que, hay muchos que dan hasta lo que no tienen a sus falsos guías, y olvidan a los pobres como ellos).

El llamado es a dar y a confiar; por lo tanto, "no teman, manada pequeña", no se preocupen por lo que han de comer o vestir(Mateo 6:25-34, Lucas 12:22-30), buscad primeramente el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas(Lucas 12:31).

El imperativo "no temáis" que, Jesús dirige a su "manada pequeña", se basa en la promesas de Dios.

Esta "manada pequeña" puede vivir segura, tomar riesgos, y caminar con paso firme, entregada en confianza, porque solo Dios, le asegura su protección, cuidado, y acompañamiento.

Así que, no importa cual es tu situación, o que sueños o proyectos de vida tengas, si tu confianza esta puesta en el Señor, nada debes temer, avanza con paso firme creyendo que El puede realizar lo que le pidas. Sabiendo pedir con mucha fe; y actuar con determinación, pasión, y constancia.

El gran problemas de algunos(y no se si me salgo del tema), es que se instalan en la peligrosa zona de confort, y cualquier sugerencia acerca de comenzar a realizar sus sueños, mediante proyectos de vida viables, pero distintos de su dependencia económica como empleado, es rechazada.

Recientemente, una ex-compañera de universidad, a la que hace mucho le sugerí un proyecto de vida con el que, podría(en ese momento) empezar a trabajar para que en un largo plazo, en un caso dado, no tuviera que depender de su empleo, y que por supuesto rechazo(en su momento). Ahora se contacta conmigo; para retomar nuevamente el asunto, ya que su empleo esta en peligro, y claro que la voy a ayudar, ese nos es el problema. El asunto radica en que, tan pronto consiga empleo nuevamente, como muchos, se vuelve a instalar en la zona de confort, y deja tirado sus sueños.

No necesariamente tienes que renunciar a tu empleo para realizar tus sueños, como tampoco renunciar a tus sueños por un empleo. Ambas cosas pueden subsistir; hasta que, tu proyecto de vida o sueños, generen los recursos suficientes que, te permitan decidir renunciar a tu empleo para dedicarte de lleno a tus sueños.

Mientras eso sucede, o en el transcurso del desarrollo de la actividad que te permitirá realizar tus sueños, tu confianza debe estar puesta en el que lo puede hacer: Dios.

En la siguiente imagen se encuentra un enlace con una sugerencia, de muchas, que puedes desarrollar para alcanzar tus sueños.



Referencias: Biblia - Escuela Biblica - Workingpreacher 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.

ANUNCIOS