10/23/2017

¿Quien Tiene La Razón?


La blanda respuesta quita la ira: Mas la palabra áspera hace subir el furor. El hombre iracundo mueve contiendas: Mas el que tarde se enoja, apaciguará la rencilla.(Proverbios 15:1, 18)

Saludos. ¡Hay personas que creen tener siempre la razón! Si eres una de ellas, créeme, es problema de tu cerebro.

El hecho de no aceptar otro punto de vista refleja la poca confianza que tienes en los demás. No escuchas las opiniones y argumentos de los otros porque no valoras lo que éstos puedan decir, lo que te hace tener poca empatía con otras personas.

Estas obsesionada(o) con tener el control de las situaciones. Todo lo que sea salirse de tus normas y tu rutina te incomoda, por lo tanto no estas a gusto con las situaciones novedosas y con los cambios. Esto te convierte en una persona poco flexible y, en muchas ocasiones, realmente maniática, ya que desarrollas una serie de rutinas en tu vida que acaban convirtiéndote en imprescindible.

Esta actitud soberbia enmascara muchas veces una personalidad insegura, que necesita constantemente el reconocimiento de los demás, y creen que imponiendo sus opiniones pueden conseguir ese prestigio y reconocimiento que tanto anhelan.
El ejemplo más característico de este tipo de personalidad llevada al límite, serían los dictadores, personas que creen estar en posesión de la verdad absoluta y no respetan ninguna idea ni opinión que difiera de las suyas. Esta clase de personalidad se puede producir en cualquier nivel social o profesional.

"Porque el que estima de sí que es algo, no siendo nada, á sí mismo se engaña."(Galatas 6:3)

Es aquí donde entra lo que, los científicos llaman "El Razonamiento Motivado" que, no es mas que nuestra tendencia a ver como aliadas a ciertas informaciones o ideasQueremos que ganen, queremos defenderlas. Y las personas que contradicen esa opinión son el enemigo y queremos vencerlas. Nos lo tomamos como algo personal. Cuando la gente se aferra a creencias falsas, a pesar de la abrumadora evidencia, se produce este fenómeno porque no sienten que estés atacando su idea, sino a ellos mismos.

Una de las causas de este comportamiento pudiera ser que, desde que somos pequeños recibimos una serie de enseñanzas e informaciones de diferentes medios que van configurando nuestra manera de pensar. Las opiniones de nuestros círculos mas cercanos; la familia y los amigos, son las que mas marcan y mas influyen en nosotros.

Cuando siempre recibimos opiniones e información en el mismo sentido, nuestras posturas se van haciendo mas inflexibles y nos volvemos radicales defendiéndolas, y no admitimos otros puntos de vista distintos del nuestro. Este, posiblemente, sería el origen del fanatismo politico y religioso.


"Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio." (1 Corintios 3:18)

Todos conocemos y tratamos con personas que creen tener siempre la razón,  y que, por mucho que argumentemos en contra o expliquemos nuestra postura, no lo van a aceptar, sí es un punto de vista diferente al suyo. Estas personas emplearán todos los medios posibles para imponer su criterio. Si no lo consiguen, pueden intentar manipularnos, hacernos sentir culpables, entrar en cólera, etc. Si finalmente cedemos y aceptamos su opinión como valida, intentarán humillarnos por haber contradicho su criterio. Esto suele derivar, sobre todo en el ámbito de la pareja, en discusiones constantes que pueden acabar deteriorando la relación hasta la ruptura o bien a la frustración de aquel que se ve siempre obligado a aceptar la opinión del otro.

¿Como ganar siempre una discusión con tu pareja para beneficio mutuo?

1. Prepara lo que vas a decir.
A veces las discusiones surgen de un momento a otro, sin que tengas tiempo de pensar siquiera que vas a decir, pero generalmente sabemos en qué situaciones pueden aparecer, y no es mala idea que nos preparemos de antemano. “Antes de iniciar una discusión piensa cuidadosamente qué vas a discutir y qué es lo que quieres”, esto puede sonar obvio, pero es sumamente importante.
Muchas parejas entran en la dinámica de discutir por discutir, y acaban peleando por la forma, no por el fondo, un círculo vicioso que no lleva a ningún sitio.

2. Elige bien el momento y el lugar.

Cuando ya sepas de qué vas a hablar, y antes de entrar en materia, piensa si ese es el momento y el lugar adecuado para tener una discusión. Si crees que tu pareja ha hecho algo mal, no se lo digas en cuanto te enteres, quizás des al asunto más importancia de la que tiene. Piensa qué es lo que te molesta y aborda la cuestión en un lugar neutro y un momento tranquilo. Y si el que se ha equivocado eres tú, trata de retrasar la discusión.

3. Deja hablar a la otra persona.

Para salir victorioso de una discusión de pareja lo mejor es que dejes que la otra persona hable la mayor parte del tiempo: “Suena tonto, pero debes tratar de escuchar el 75% de lo que te dicen, y hablar sólo el 25%. Si escuchas atentamente podrás superar sus argumentos más fácilmente”.

4. Ten preparado un plan B.

Para no acabar en un callejón sin salida, trata de tener preparada una salida que, puede dar por terminada la discusión cuando se vuelva incómoda.

5. Pase lo que pase no te enfades.

Generalmente, el problema de discutir no es la pelea en sí, sino todo lo que conllevan después: las rencillas, los menosprecios, los enfados… Si quieres salir airoso, trata de dar por terminadas las hostilidades en cuanto finalice la discusión.
Debes preguntarte que vas a lograr cuando discutes con tu pareja, Si quieres humillarla o avergonzarla entonces te va a ir mal a tu relación.

"Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse." (Santiago 1:19)
El “razonamiento motivado” se encuentra afectado por nuestras aspiraciones, metas y expectativas. Así que ahora la próxima vez que estés discutiendo con un amigo o con tu pareja date el beneficio de la duda, detente un segundo y reflexiona porque es muy posible que no tengas la razón

Referencias: Biblia - lavanguardia.com - psicoblog
el confidencial.com - lechepuleva.es

Walberto Diaz

Escrito por

Soy un Valiente Emprendedor que construye sus Sueños. Día a día prosigo hacia la meta, con mucha Fe, Determinación, Pasión y Constancia.Si estás dispuesto, en éste blog encontraras la ayuda desinteresada que necesitas para avanzar. ¡Confía en Dios!

Edificate Una Vez Por Semana Via E-mail :

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.