8/15/2017

El Desafio De La Fe


Jesús le dijo: ¿Que discutís, porque no tenéis pan? ¿No entendéis ni comprendéis? ¿Aun tenéis endurecido vuestro corazón? ¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis? Cuando partí los cinco panes entre cinco mil, ¿cuantas cestas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Doce. Y cuando los siete panes entre cuatro mil, ¿cuantas canastas llenas de los pedazos recogisteis? Y ellos dijeron: Siete. Y les dijo: ¿Como aun no entendéis? (Marcos 8:14-21)

Saludos. Cada vez que afrontamos situaciones en nuestras vidas, sean adversas o no, nos enfrentamos también al "Desafió de la fe".

En aquellos días, los discípulos tuvieron que enfrentar ese desafió(Marcos 8:1-4). Jesús se percato de la necesidad de la gente y llamo a sus discípulos. Con esto quería enseñarles que el verdadero siervo de Dios debe ser capaz de ver la necesidades de  las personas y preocuparse por ellas con un corazón tierno. Pero al mismo tiempo el Señor les estaba dando una segunda oportunidad, recordemos que no hace mucho los discípulos habían vivido una situación similar(Marcos 6:32-44). Por lo anterior, nos extraña oír a los discípulos decir: ¿De donde podrá alguien saciar de pan a estos aquí en el desierto?(Marcos 8:4).

Era mas que razonable que ellos se sintieran impotentes para alimentar a cuatro mil personas en un desierto, pero por la fe deberían haber puesto su confianza en el poder infinito de Jesús. Es la tendencia de los creyentes en todo tiempo de olvidarnos de  las grandes muestras del poder de Dios a nuestro favor, cuando nuevamente se nos presentan problemas que, aparentemente, no tienen solución.

Sin duda, la insinuación que Jesús les hizo para que ellos les dieran de comer, era un gran desafió para su fe. Por un lado les estaba diciendo que no debían pasarle a otro la responsabilidad de asistir. Y por otro, que no debían esperar a tener todo lo necesario para comenzar a ayudar, sino que debían empezar por entregar lo que tuvieran y verían lo que el Señor podía hacer con ello. En muchas ocasiones nosotros también nos comportamos de la misma manera; esperamos a que todas la circunstancias sean las ideales antes de pensar y empezar a ayudar. Aprendemos con esto que, cuando queremos que Dios actué, no debemos esperar a que El lo haga todo, tal vez debamos dar el primer paso. Por su puesto, nosotros solo podemos "traer el pan"(en ninguna manera aquí se habla de diezmo, sino de fe), y tiene que ser El quien lo multiplique.

El bloqueo espiritual, y como consecuencia la falta de fe que, muchos tenemos hoy en día para enfrentar las diferentes situaciones que se nos presentan, es igual a la que los discípulos tenían en aquellos días. ¿Como es posible que estuvieran preocupados por el pan después de que habían visto a Jesús multiplicar unos pocos panes para dar de comer a miles de personas?¿Como podían pensar que el hecho de llevar un solo pan en la barca pudiera ser un problema para Jesús, si ellos mismos habían sido testigos de dos multiplicaciones milagrosas? Su verdadero problema era espiritual y consistía en la falta de fe. Y esto venia relacionado a su vez con el hecho de que todavía no habían entendido quien era Jesús. Si ellos se hubieran dado cuenta de que el mismo Creador y Sustentador del universo estaban con ellos en la barca, no habrían estado preocupados por el pan, ni por nada.

Lo mismo sucede hoy en día con los creyentes, por la falta de fe no logramos identificar realmente quien es Jesucristo, y como consecuencia, dejamos de recibir todas esa bendiciones que el quiere darnos.

¿Pero como puede Jesucristo vencer los obstáculos para que finalmente creamos? El Señor nos va a hacer, como a los discípulos, una serie de preguntas en las que apelará una y otra vez a nuestra capacidad de razonar y entender. Lo que el Señor les quería mostrar, y a nosotros también, es que la fe es la respuesta lógica a las evidencias que El les había mostrado, y que a nosotros nos ha mostrado. Nadie puede tener fe si no piensa, por eso el Señor dijo que hay que amar a Dios con "toda la mente"(Marcos 12:30)

El Señor les recordaría todo lo que habían visto de El, tanto sus palabras como sus hechos. Tenían que hacer una gran esfuerzo y razonar con lógica, para así poder llegar a una conclusión correcta de quien era Jesús. El Señor intento despertarlos, y a nosotros también, del letargo espiritual:¿No entendéis ni comprendéis?¿Aun tenéis endurecido vuestro corazón?¿Teniendo ojos no veis, y teniendo oídos no oís?¿Y no recordáis?¿Como aun no entendéis?

La vida nos presenta desafíos todo el tiempo. Sin embargo hay desafíos que son mas grandes que otros. Nuestra capacidad para enfrentar esos desafíos, determinara si avanzamos o nos estancamos. Todo desafío requiere una cosa muy importante que esta dentro nuestro: Fe.

"Jesús les dijo: Por vuestra fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os sera imposible"(Mateo 17:20) 

Referencias: Biblia-Escuela Biblica

Walberto Diaz

Escrito por

Soy un Valiente Emprendedor que construye sus Sueños. Día a día prosigo hacia la meta, con mucha Fe, Determinación, Pasión y Constancia.Si estás dispuesto, en éste blog encontraras la ayuda desinteresada que necesitas para avanzar. ¡Confía en Dios!

Edificate Una Vez Por Semana Via E-mail :

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.