6/06/2017

¡Palabrerías Sin Sentido!


Mas tu, cuando oras, éntrate en tu cámara, y cerrada tu puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en secreto, te recompensará en público. Y orando no uséis repeticiones sin sentido, como los Gentiles; que piensan que por su parlería serán oídos.(Mateo 6:6-7)

Saludos. Desde la época de Jesús; vemos como las diferentes sectas y denominaciones eclesiales, han tratado de colocar sus costumbres, tradiciones, y doctrinas de hombres, por encima de la Palabra de Dios, de lo que realmente enseño.(Mateo 15:7-9)

Una prueba, solo una, son las nuevas y periódicamente cambiantes, versiones de Biblia. "La Palabra como originalmente esta escrita, es una carga muy pesada que no todos pueden llevar", ésto según los designios del hombre que contradice la Palabra: "Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga"(Mateo 11:30). Estas nuevas versiones: están o van en camino de la apostasía, porque con cada palabra que le cambian(en pro de un lenguaje mas atendible), mas se alejan de la verdad(Mateo 15:8). Aunque algunos sabemos lo que realmente persiguen(éste es otro tema del que hablaremos). No es mas que una rama liberal, que quiere comprender la Palabra de Dios desde otro punto de vista.

Entremos en el tema de hoy: "Orar" es simple y llanamente "Hablar con Dios". Es la dinámica lógica y natural existente entre dos personas que mantienen una relación, el medio por el cual se comunican y expresan.

La "vana repetición" o expresión mecánica y sin significado debe evitarse(Romanos 2:12). Podríamos decir que, así, se pervierte el propósito de la oración, que es la búsqueda de la Gloria de Dios. La verborragia o vana palabrería; altera igualmente, la naturaleza de la oración, degradandola de un acercamiento personal y real a Dios, a un mero discurso vano(Mateo 6:7).



"No uséis vanas repeticiones como los Gentiles"(Mateo 6:7). El énfasis esta en "vanas" mas que en "repeticiones". No todas las repeticiones son vanas, Jesús mismo repitió al orar en Getsemani: "Se fue de nuevo, y oro por tercera vez, diciendo las mismas palabras"(Mateo 26:44). Lo que el Señor no escucha es la verborragia, es decir, hablar sin pensar, ni meditar en lo que se dice.

La oración verdadera incluye el uso consciente de la mente para estimular el pensamiento, sin distracción alguna que nos aparte del objetivo. El uso del rosario(por poner un ejemplo), con su pasar incesante de las cuentas, no hace sino distraer, aletargar la mente y los pensamientos, en lugar de llevarnos a la concentración y reflexión inteligente, y por lo tanto a un dialogo reflexivo y consciente.

Las muchas palabras tampoco seducen a Dios. Algunos "que piensan que por su palabrería serán oídos", a estos, la advertencia es: "No os hagáis, pues, semejantes a ellos; Porque vuestro Padre sabe de que cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis"(Mateo 6:8). El no es ignorante, para que necesitemos instruirlo, ni vacilante, para que necesitemos persuadirlo. Es nuestro Padre, quien ama a sus hijos y conoce todas sus necesidades(Filipenses 4:19).

¿Para que orar? Los creyentes NO deben orar con el propósito de informar a Dios lo que ya El sabe, o de entusiasmarlo para que cumpla con su deber. Por el contrario, deben orar para ser movidos a buscarlo, para que puedan ejercitar su fe al meditar en Sus promesas, para que sean aliviados de sus ansiedades al dejarlas en Sus Manos; para que puedan manifestar, lo que sólo esperan y creen de El, para si mismos y para los demás, es decir, todas las cosas buenas. En nuestra oración, nos instruimos mas, de lo que le instruimos a El.

La oración de los fariseos era hipócrita, y la de los paganos, mecánica. Jesús pretende que nuestras mentes y corazones estén involucrados en lo que digamos. 

Oramos: "Padre nuestro que estas en los cielos". Dios es tan personal como nosotros lo somos, de hecho, más aún. Es poderoso. No solo bueno, sino grandioso. Las palabras "en los cielos" no solamente indica el lugar de su morada, sino la autoridad y poder de su dominio, como creador y regidor de todo. El interés de Jesús no es el protocolo, sino la verdad de quien es El. Por lo tanto nuestra oración dará primero prioridad a los intereses de Dios....Su nombre, Su Reino, Su voluntad. En segundo lugar, nuestras propias necesidades serán completamente confiadas a El...Dánoslo, Perdónanos, Libranos

Esta oración(Mateo 6:9-13), cubre todas nuestras necesidades humanas: Material(el pan de cada día), espiritual(el perdón de los pecados), y moral(la liberación del mal). Lo que hacemos cada vez que recitamos esta oración(de corazón), es expresar nuestra dependencia de Dios en cada área de nuestra vida humana. A Dios no le impresionan la verborragia, o las formas ceremoniales y rituales.

La oración del Cristiano debe ser por lo tanto Teocentrica(interesada en la gloria de Dios). Debe ser Inteligente(al expresar dependencia reflexiva). No debe ser hipócrita ni mecánica como los palabreros, cuya mente no esta involucrada en lo que recitan, sino en forma reflexiva, humilde y confiada.


Walberto Diaz

Escrito por

Soy un Valiente Emprendedor que construye sus Sueños. Día a día prosigo hacia la meta, con mucha Fe, Determinación, Pasión y Constancia. ¡Si yo puedo, tu puedes! Si estás dispuesto, en éste blog encontraras la ayuda desinteresada que necesitas para avanzar. ¡Confía en Dios!

Edificate Una Vez Por Semana Via E-mail :

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.