4/13/2017

Síndrome de Mártir


Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mas yo os digo, que toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras seras justificado, y por tus palabras serás condenado.(Mateo 12:34, 36-37)

Saludos. Hoy quiero hablar sobre un tema(realmente son dos, porque uno va ligado al otro) con el que convivimos muchos, pero desconocíamos hasta hoy. Durante el desarrollo de esta publicación, veremos de que se trata. La idea de esta publicación es aprender y comprender, y ayudar a otros, compartiendoles este post, para que también lo hagan.

Empecemos por definir:

Mártir. 1. Persona que sufre o muere por defender su religión o sus ideales. 2. Persona que padece sufrimientos, injusticias o privaciones por alguien o por algo, especialmente si los padece con resignación.

De acuerdo con la definición numero dos, hay una condición psicológica(no soy psicólogo, tuve que investigar) que nos afecta en el diario vivir. Me enfocaré hoy en, como influye en las relaciones de pareja y familiares el:

Síndrome de Mártir.  En psicología, se refiere a una persona que adopta una actitud de Victima, con el deseo de ser un mártir por su propio bien, la búsqueda del sufrimiento o la persecución, porque se alimenta de una necesidad psicológica. Un tipo de complejo de mártir acarrea un sufrimiento intencional en el nombre del amor o el deber. Esto se ha observado en la mujeres, especialmente en las familias pobres, así como en las relaciones codependientes o abusivas.(Wikipedia)

Una persona con el síndrome de mártir pone las necesidades de todos los demás por encima de las propias para poder sufrir por ellos y así darle un significado a su vida. Sin embargo, las personas con éste síndrome; con frecuencia sufren sin necesidad, esperando que su entorno les cubra de afecto por sus sacrificios. 

¿Como reconocer los síntomas(aunque lo anterior ya la evidencia) a alguien que padece esta patología en las relaciones de pareja y familiares? Veamos:

1. Debes saber que la gente con síndrome de mártir sufre principalmente por elección propia. Cuando alguien tiene síndrome de mártir, a menudo elige seguir sufriendo en vez de arreglar el problema, porque piensa que su sufrimiento le otorga la plenitud y realización requeridas para llevar una vida significativa y llena. Más que nada, una persona con síndrome de mártir persigue el reconocimiento y la aprobación de aquellos de su entorno.

2. Continuar sufriendo en vez de arreglar el problema es un síntoma común de aquellos que están en una relación de abuso o acoso. Se quedan con la persona que les causa dolor porque piensan que pueden cambiar su manera de ser con su comportamiento pasivo y sufrido. Incluso si tienen la opción de salir del abuso o acoso, eligen quedarse porque piensan que es más noble sufrir y que si dejan la situación, podrían ser vistos como egoístas.

3. La gente con síndrome de mártir con frecuencia eligen a alguien como un modelo a seguir. Por lo general es alguien que eligió sufrir en vez de enfrentar la situación para lograr una meta de algún tipo. Debido a este modelo a seguir, la persona se deja dominar por los pensamientos de los demás y se pone a sí misma en un pedestal por haber aceptado la tarea de sufrir por el bien de los demás.

4. Las personas con éste síndrome a menudo se ven y actúan descontentas porque sienten que sus sacrificios no son lo suficientemente apreciados. La persona principalmente hablará, con frecuencia, sobre cuán difícil ha sido la vida para ella por haber tenido que sacrificar tanto en beneficio de los demás. Nunca hablará sobre otras opciones que podría haber elegido para remediar la situación.


5. La personas con éste síndrome le costará permitirle vivir su vida a la persona por quien se "sacrifico". La persona a menudo le recordará a la persona por quien se sacrificó que merece reconocimiento y aprecio. Incluso la más mínima muestra de una actitud que pueda tomar como menos que respetuosa será asumida como un insulto. Debido a esto, la persona mártir se ofenderá fácilmente y reaccionará al más mínimo estímulo. Un ejemplo de lo que podrían decir es: “hice tanto por ellos así que lo menos que podrían hacer es involucrarme en todos los aspectos de su vida, en cada decisión que toman. Me deben respeto y reconocimiento por el sacrificio que les brindé”. 

6. La persona siempre hablara sobre si misma como alguien que eligió sufrir por una causa noble. Actuará como si estuviese constantemente aquejada por un sentimiento de que la gente que se ha beneficiado de sus sacrificios no lo reconoce. La persona tampoco dudará en expresar su molestia a cualquiera que esté dispuesto a escuchar. Le encantaría que la mayor cantidad de gente posible sepa cuán desafortunada es por haberse llevado la peor parte por sus actos de sacrificio. 

7. La persona espera que todos la cubran con simpatía y le aprueben. Si alguien trata de poner en tela de juicio las intenciones de la persona o señala que no tuvo que sacrificar todo, esta se verá afectada y se molestará. Una respuesta normal es aducir que el otro es egoísta, desagradecido y que no tiene idea de lo que ha sido su vida.

8. La persona con éste síndrome se negará a la ayuda. Cuando una persona con síndrome de mártir está en el proceso de arreglar la vida de alguien más, se negará a cualquier tipo de ayuda y considerará la que le brinden como insignificante en el balance total de sus cosas. No escuchará los consejos o sugerencias ajenos porque piensa que todo lo que sucede es por ella, nadie más tuvo nada que ver en ninguno de los cambios que se hicieron. Siempre que sea posible, la persona con síndrome de mártir hará ver como si ella fuese la única que hace algo por arreglar la situación, incluso si otras personas ayudaron o si la situación no era algo que necesitaba ser arreglado.

9. La persona exigirá muestras de amor y respeto. Los actos silenciosos de amor no satisfacen a las personas con síndrome de mártir, necesitan las formas de expresión más vistosas y evidentes. Esperarán que cuentes sus sacrificios y desinterés a todos con quienes entres en contacto. También esperarán regalos que muestren cuánto los aprecias.

10. A menudo son dominantes. Pretenden cambiar a la persona o personas con quienes conviven a su forma de pensar y hacer las cosas, y cuando se les sale de control, es decir, no pueden lograrlo, su conducta suele ser agresiva y ofensiva, recordandole todo el tiempo a la persona, el sacrificio que ha hecho por ella y que lo menos que espera es su comprensión(que en realidad es:hagan como yo pienso y digo). Actúan y lanzan expresiones ofensivas sin pensar para luego seguir de mártires. Algunas de éstas personas reconocen su error por no pensar antes de actuar, pero la mayoría no lo hace. 

A ti, te digo: si no sabias cual era tu condición psicológica, es esta. Deja a un lado ese síndrome. Repetir con exageración las quejas es la peor forma de poder motivarte para salir adelante. Deja de tirarte el mundo a tus espaldas. Es cierto que la sensación de gratitud y admiración por parte de los demás por todo lo que eres capaz de hacer es sin duda una gran recompensa, pero, ¿realmente es lo que quieres? ¿Prefieres que personas que realmente ni les importas te admiren o prefieres ser tú misma y disfrutar de la vida sin tantas responsabilidades que realmente no te benefician en nada?

Si continuas así cada día, la actitud de mártir no te dejará en paz. Te quejarás de la vida y de todo lo que tienes que hacer, pero sobre todo te quejarás de la falta de tiempo. Tienes razón, te quejas con motivo, pero, ¿es necesario quejarte repetidamente y con exageración o merece más la pena buscar soluciones para estar mejor? Si tomas demasiadas responsabilidades llegará un momento en el que no podrás más y hasta la más mínima tarea te parecerá la montaña más alta que debas atravesar. No llegues a esos niveles de estrés o afectarás a tu salud y tu relación con los demás por ende. ¡El sufrimiento no tiene que ser tu forma de vida!

Considera lo que el Señor nos enseña:

"Haced todo sin murmuraciones y contiendas."(Filipenses 2:14)

"Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta."(Santiago 5:9)

"Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros."(Juan 6:43)

"Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor."(1 Corintios 10:10)

"Practiquen la hospitalidad los unos a los otros sin murmuraciones."(1 Pedro 4:9)




Walberto Diaz

Escrito por

Soy un Valiente Emprendedor que construye sus Sueños. Día a día prosigo hacia la meta, con mucha Fe, Determinación, Pasión y Constancia.Si estás dispuesto, en éste blog encontraras la ayuda desinteresada que necesitas para avanzar. ¡Confía en Dios!

Edificate Una Vez Por Semana Via E-mail :

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.