10/25/2016

¿Quieres Ser Sano?


Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser Sano? (Juan 5:6)

Saludos. ¡Si estamos resentidos y amargados es por que nos permitimos permanecer así!

Todos, en algún momento, hemos vivido experiencias negativas. Si buscamos bien, encontraremos razones para estar malhumorados; siempre buscando excusas y culpando a otros y al pasado, por las malas actitudes, por decisiones erróneas o por nuestro mal carácter. 

Tal vez en algún momento de tu vida fuiste abusada(o) física, verbal, sexual o emocionalmente; tal vez tienes una enfermedad crónica o alguna condición física irreparable, o quizás alguien se aprovecho de ti en algún negocio y lo perdiste todo, incluso tu autoestima. Tal vez todo lo anterior sean razones validas para sentirte como te sientes, y no es por minimizar esas experiencias, pero si quieres ser verdaderamente libre, no puedes usar heridas emocionales del pasado como excusa para los errores cometidos hoy, para su mala actitud, o para su falta de voluntad para perdonar a alguien.



Es tiempo de sanar heridas emocionales del pasado, dejar a un lado las excusas y dejar de sentir autocompasión. Es tiempo de dejar su mentalidad de victima.

Nadie, ni siquiera Dios, prometió que la vida sería justa, pero dijo que confiaran en El.(Juan 16:33)

También deje de comparar su vida con la de otras personas, y deje de meditar en lo que pudo haber sido, debió haber sido o quizá hubiera sido. Deje de hacerse preguntas como: ¿Por que esto?¿Por que aquello?¿Por que yo? Deje atrás todo, su momento es ahora, ¡Actue!

Mejor tome lo que Dios le ha dado y aprovéchelo al máximo. No permita que su pasado determine su futuro. No puedes hacer nada por lo que haya pasado, pero si puedes decidir como enfrentar lo que esta por delante. Deje ir esas heridas del pasado, perdona a los que te trataron mal y perdonate a ti misma(o) por los errores que hayas cometido.(Filipenses 3:13)

Puede que incluso necesites perdonar a Dios. Quizá lo has culpado por llevarse a un ser querido, o porque no ha contestado tus oraciones, o porque alguna situación no salio como esperabas.

Nunca podrás ser verdaderamente feliz mientras guardes amargura en tu corazón. Deje ya de estar pensando en que le toco lo peor, que la vida ha sido injusta contigo. Deje ya a un lado esas actitudes negativas y el enojo que la acompañan, cambie, y comience a meditar en la bondad de Dios.(Salmo 103:8-10)


En demasiadas ocasiones seguimos reviviendo las situaciones penosas del pasado, cancelando con esto el deseo de Dios de traer sanidad a tu vida, porque justo cuando estamos a punto de sanar, comenzamos a hablar de nuestras experiencias dolorosas otra vez, abriendo nuevamente la antigua herida, que nunca sanara bien hasta que no aprendamos a dejarla en paz.

Toma la decisión de no dejar que a tu mente regresen recuerdos dolorosos, y en su lugar recuerda los momentos gozosos de tu vida. Las emociones negativas que se experimentan fuertemente tienen el potencial de detener tu progreso personal.

En la biblia encontramos la historia de un hombre que había estado enfermo durante 38 años con una enfermedad persistente que no se curaba, tirado cada día de su vida al lado de un estanque llamado Betzatá, esperando un milagro.(Juan 5:1-5) Estas enfermedades persistentes pueden afectar su personalidad, sus relaciones y su imagen propia. Así como el enfermo del estanque, algunas personas pasan años esperando que suceda un milagro, esperando un gran evento que mejore todo en su vida.

Un día Jesús vio al hombre que estaba tirado allí, junto al estanque, necesitado. Era obvio que era cojo, pero Jesús le hizo una pregunta que parecía extraña: ¿Quieres ser Sano? (Juan 5:6)

Yo creo que hoy Dios te esta haciendo la misma pregunta: ¿Quieres ser sano o prefieres quedarte allí tirado sintiendo autocompasión?

Jesús le hizo una pregunta sencilla, no complicada, y la respuesta que le dio el hombre fue interesante. Comenzó a enumerar todas sus excusas: "Estoy solo. No tengo quien me ayude. Otras personas me han quedado mal. Otras personas siempre llegan antes que yo. No tengo oportunidades en la vida." (Juan 5:7)

Con todas esas excusas entendemos porque estuvo en esa condición durante 38 años.

Pero la respuesta de Jesús, como siempre, no deja de ser sorprendente, Jesús ni siquiera presto atención a su triste historia, ni le dijo: "Si amigo, estoy de acuerdo contigo, has tenido muchas dificultades. Me compadezco de ti." No, Jesús lo miro y le dijo con compasión y autoridad: ¡Levántate! toma tu camilla y anda. El hombre obedeció y fue ¡milagrosamente sanado!(Juan 5:8-9) 

Este es un mensaje de Jesús para ti hoy. Si de verdad quieres ser sano física y emocionalmente, tienes que obedecer, levántate, toma tu camilla y avanza con tu vida.

Hoy puede ser el punto de quiebre en tu vida, un tiempo de nuevos comienzos. No malgaste mas tiempo tratando de entender porque ciertas cosas le han sucedido y a su familia, deje ya de vivir con mentalidad de victima.

¿Pero que sucede cuando las cosas no tienen sentido?¿Cuando a una persona buena le da una grave enfermedad?¿O un niño nace con algún tipo de lesión?¿Por que crecí en un hogar abusivo y sin amor?

Tienes que tener suficiente fe para decir: "Dios, no lo entiendo, pero confío en ti y no pasare todo el tiempo tratando de entender por que suceden ciertas cosas, confiare en ti para sacar algo bueno de esto. Tu eres un Dios bueno, y se que Tu tienes cosas buenas para mi, pues prometiste que todas las cosas obran para el bien de los que te aman. Amen." (Romanos 8:28)

Eso es fe, y es la Actitud que Dios bendice.

Para concluir te transcribo la historia de otro hombre de la biblia que, a pesar de sufrir la muerte de su hijo, se Levanto y siguió adelante con su vida:

"Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás.
Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá.
Y Natán se volvió a su casa.
Y Jehová hirió al niño que la mujer de Urías había dado a David, y enfermó gravemente.
Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra.
Y se levantaron los ancianos de su casa, y fueron a él para hacerlo levantar de la tierra; mas él no quiso, ni comió con ellos pan.
Y al séptimo día murió el niño; y temían los siervos de David hacerle saber que el niño había muerto, diciendo entre sí: Cuando el niño aún vivía, le hablábamos, y no quería oír nuestra voz; ¿cuánto más se afligirá si le decimos que el niño ha muerto?
Mas David, viendo a sus siervos hablar entre sí, entendió que el niño había muerto; por lo que dijo David a sus siervos: ¿Ha muerto el niño? Y ellos respondieron: Ha muerto.
Entonces David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró. Después vino a su casa, y pidió, y le pusieron pan, y comió.
Y le dijeron sus siervos: ¿Qué es esto que has hecho? Por el niño, viviendo aún, ayunabas y llorabas; y muerto él, te levantaste y comiste pan.
Y él respondió: Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño?
Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, mas él no volverá a mí.
Y consoló David a Betsabé su mujer, y llegándose a ella durmió con ella; y ella le dio a luz un hijo, y llamó su nombre Salomón, al cual amó Jehová." (2 Samuel 12:13-24)


Walberto Diaz

Escrito por

Soy un Valiente Emprendedor que construye sus Sueños. Día a día prosigo hacia la meta, con mucha Fe, Determinación, Pasión y Constancia. ¡Si yo puedo, tu puedes! Si estás dispuesto, en éste blog encontraras la ayuda desinteresada que necesitas para avanzar. ¡Confía en Dios!

Edificate Una Vez Por Semana Via E-mail :

1 comentarios:

Escribir comentarios
25 de octubre de 2016, 22:31 delete

Mi amor excelente publicación,Dios te bendiga enormemente y te ayude q continuar el desarrollo de esta misión que tienes con El, pensamientos o comportamientos como los que mencionas se sortean dia a día, pero sólo creyendole a Nuestro Padre, podremos entender la esencia de cada situación que atravesamos

Reply
avatar

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.