9/26/2015

¿Quieres tener Prosperidad?

Primero, tienes que reconocer y entender que Dios tiene un Plan especial para ti, y comenzar a pensar en tu responsabilidad hacia ese plan. Necesitas seguir ese plan, y eso exige educación  y entrenamiento que te capacitara y hará crecer en sabiduría, conocimiento y disciplina personal.

Segundo, reconoce el plan de Dios para el crecimiento de tu vida ahora mismo y dale una oración de gracias a El por sus planes para ti para el futuro. Así que, disfruta el hecho de que tienes un futuro sorprendente para ti al doblar de cada esquina. Seguro no sabes lo que Dios te ha planeado, pero debes emocionarte y prepararte para esto por anticipado. Y no importa la clase de trabajo que obtengas o la clase de actividad que decidas desarrollar, todo esto requiere de una preparación concentrada desde ahora.

Tercero, tienes que superarte en el plan de Dios: "Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres." (Colosenses 3:23)

Necesitas desarrollar hábitos de lectura, necesitas trabajar duro, y necesitas desarrollar habilidades para la vida. Nunca te superaras en ninguna área si no lees. La disciplina mental es necesaria para que ganes la información que necesitas para vivir una vida de sabiduría. El conocimiento es importante, pero hay muchos tontos educados en el mundo, no seas como ellos, en vez de un mero conocimiento, tu meta debe ser obtener sabiduría. (Proverbios 4:5-7

La sabiduría es la aplicación correcta del conocimiento y de la información. Créele a Dios, es lo que necesitas.

¡Avancemos!


(Idea tomada del libro: "Un joven conforme al corazón de Dios" de Jim George)



Walberto Diaz

Escrito por

Soy un Valiente Emprendedor que construye sus Sueños. Día a día prosigo hacia la meta, con mucha Fe, Determinación, Pasión y Constancia. ¡Si yo puedo, tu puedes! Si estás dispuesto, en éste blog encontraras la ayuda desinteresada que necesitas para avanzar. ¡Confía en Dios!

Edificate Una Vez Por Semana Via E-mail :

Si te gusto esta publicación, compártela. No olvides dejar un comentario para edificarme, corregirme, despejar dudas, o simplemente decir lo que te nazca en el corazón. Si eres de los prudentes y no quieres hacer publico tu comentario, usa el link de Contacto en la barra de menú arriba.