12/14/2017

¡Tentaciones!


Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. (Hebreos 4:15)

Saludos. Vivimos, desde la caída del hombre, rodeado de tentaciones, y nuestra naturaleza humana casi siempre cede ante ellas. En estos tiempos en los que, el dinero manda, y es necesario, nos vemos expuestos a todo tipo de impulsos para lograr conseguirlo. Pero no es solo el dinero lo que nos tienta, el enemigo siempre esta al acecho con todo su arsenal, para hacernos caer.

Definamos Tentación: Impulso de hacer o tomar algo atrayente pero que puede resultar inconveniente. Persona, cosa o situación que atraen de forma irresistible.

Que alguna vez nos sintamos tentados a hacer algo malo no nos convierte en malas personas. Todos nos enfrentamos a tentaciones. Lo que de verdad importa es como reaccionamos ante ellas. Algunas personas se recrean en el mal deseo y, tarde o temprano, terminan cediendo; mientras que otras lo rechazan de inmediato porque saben que esta mal.

"Cada uno es probado al ser provocado y cautivado por su propio deseo." (Santiago 1:14)

"No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar." (1 Corintios 10:13)

Cuando no rechazamos un mal deseo, llega un punto en el que realizarlo es inevitable. Sin embargo, no somos esclavos de los malos deseos; podemos dominarlos.

Del mismo modo que alimentamos la mente con deseos incorrectos, podemos arrancarlos de raíz. Para lograrlo, ocupemos la mente en otras cosas como: realizar alguna actividad física, conversar con un amigo o reflexionar en pensamientos buenos(Filipenses 4:8). También es útil meditar en las consecuencias emocionales, físicas o espirituales de ceder a la tentación(Deuteronomio 32:29). Por otra parte,  la oración es de gran ayuda. Jesucristo dijo:

"Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil." (Mateo 26:41)

La tentación es una trampa que puede poner en peligro a alguien ingenuo, inexperto o confiado. Ejemplo: inmoralidades sexuales o adulterio que, producen consecuencias terribles.

"Al punto se marchó tras ella, Como va el buey al degolladero, Y como el necio a las prisiones para ser castigado; Como el ave que se apresura a la redY no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón." (Proverbios 7:22-23)

En las Escrituras Dios nos enseña que, si deseamos agradarlo y obtener la vida eterna, debemos controlar nuestro cuerpo y nuestros deseos para no pecar(Colosenses 3:5). Rechazar con firmeza una tentación no es fácil(Mateo 26:41). De modo que todos fallamos. Mas sin embargo, si nos arrepentimos de corazón y procuramos que esa mala acción no se convierta en una practica, nuestro Señor, Dios, será misericordioso con nosotros.

"Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia." (Salmo 103:8)

Familias destrozadas, enfermedades, ruina, locura, conciencia atormentada, son solo algunas de las consecuencias de ceder a la tentación.

Ahora, es cierto que el pecado(ceder a la tentación) en nuestras vidas es algo realmente terrible, pero el inducir a otro a pecar(ceder a la tentación) es infinitamente peor. Dice:

"Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar." (Mateo 18:6-7, Marcos 9:42, Lucas 17:1-2)

Jesucristo, muy seguramente, no se refería solo a los niños(pequeñines), sino a todas aquellas personas sencillas y débiles. Incluyendo a los recién convertidos al Señor y que por alguna razón, son flacos en la fe. Pero tenemos que extenderlo también a cualquier persona que todavía no conoce al Dios Padre. El hacerles tropezar consistiría básicamente en ponerles algún obstáculo que les apartara del Señor.

La posición de privilegio y autoridad de algunos lideres religiosos puede convertirse en una piedra de tropiezo para otros cuando se apodera de ellos la ambición y el sectarismo(Mateo 23:13). A esto podemos añadir también cualquier comportamiento o mal ejemplo en el creyente o líder cristiano que, no sea coherente con lo que profesa o aparenta profesar. El testimonio debe acompañar a cualquier persona que se confiese seguidor de Cristo.

Nada hay tan dañino como una mala enseñanza de lo que la Palabra del Señor dice. Esto nos debería llevar a considerar con cuidado el efecto que nuestras palabras y acciones pueden tener sobre otros, no sea que los hagamos tropezar y caigan en tentación.

En el ámbito espiritual hay tendencias y actitudes que son un grave peligro para la vida de las personas, y con las que tenemos que cortar drasticamente si deseamos entrar en el Reino de Dios. El Señor dice que hay que actuar sin vacilación y rechazar de inmediato y de forma decisiva cualquier cosa que nos dañe espiritualmente. Consentir cualquier pecado en nuestras vidas siempre tendrá consecuencias muy negativas.

"No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará." (Galatas 6:7)

Esto quiere decir que tal vez sea necesario dejar algún mal habito, privarse de algún placer, renunciar a algunas amistades, cortar y excluir algo que nos interese, a fin de obedecer al Evangelio. Muchos, como sabemos, se conforman con una obediencia religiosa externa, pero no de corazón(esto hace la gran diferencia). 

Debemos juzgar el pecado en nuestras propias vidas. Para ello, es necesario tener una actitud correcta en el corazón, algo imposible a menos que el Espíritu Santo more en nosotros y nos transforme por su poder. Y si en el corazón hay una actitud correcta, esto inevitablemente, no nos dejara caer en Tentación.

"Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte." (Santiago 1:12-15)

Referencias: Biblia - Despertad - Escuelabiblica


11/30/2017

Espíritu Sectario

Y respondióle Juan, diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera los demonios, el cual no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos sigue. Y Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagros en mi nombre que luego pueda decir mal de mi. Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es. Y cualquiera os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.(Marcos 9:38-41)

Saludos. Vemos hoy día como en los mega templos y algunas sectas religiosas mas pequeñas, sus líderes apostatas y sus prevaricadores seguidores, pretenden y creen tener la exclusividad de poderes y facultades de parte de Dios que, no se les ha dado(Ezequiel 13).

Incluso, crean normas y preceptos que, muchas veces igualan o colocan por encima de la Palabra de Dios(Mateo 15:323),  ignorando completamente la libertad a la que Cristo nos trajo(Galatas 5:1), y todo, para mantener el control y el poder dentro de la congregación, y así, poder beneficiarse económicamente de ella(Habacuc 2:9, 1 Pedro 5:2). Es una gran realidad de la que, muchos se hacen la vista gorda y no denuncian(Prevaricadores).

Cuando decidimos hacer una lectura asidua, con solicitud, y con un corazón dispuesto, libre de presiones y opresiones religiosas, nos damos cuenta de que, Jesucristo, tiene una enseñanza muy distinta, Su verdad(Juan 10:10, 18:37). Y si no lees cada cita bíblica que, te coloco como sustento, vas a tener una idea muy superficial de lo que, aquí te quiero explicar.

Juan, en el episodio con el que inicie esta publicación, recordó el encuentro que algún tiempo atrás habían tenido con un exorcista. ¿Por que? Tal vez la enseñanza de su Maestro sobre como debían "recibir en su nombre a un niño"(Marcos 9:36-37), despertó su conciencia acerca de aquel hombre que, estaba echando fuera demonios en el nombre de Jesús, pero al que ellos se habían negado a recibir porque no les acompañaba(es decir, no era de su grupo). Quizá,  a la luz de lo que Cristo les había enseñado, habían empezado a preguntarse si actuaron correctamente en este caso. Pero pudiera ser también que, simplemente querían salir de manera airosa de la reprensión que Jesús les estaba haciendo(Marcos 9:34-35), mostrandole el gran celo que tenían por El, y que a su juicio habían demostrado en aquella ocasión.

El Maestro, nuevamente les enseña y nos enseña algo de mucha importancia: ¿Hasta que punto debemos recibir a alguien que hace cosas en Su Nombre pero que no nos acompaña? Los discípulos se negaron a recibir a aquel exorcista, pero ¿Cual fue la postura de Jesús acerca de esto?¿Que opina el Señor acerca de las modernas divisiones en denominaciones en las que, se agrupan los cristianos de hoy día y que, con frecuencia muchos defienden con un celo(sumiso) parecido al de Juan?

El exorcista, echaba fuera demonios en el nombre de Jesús y no iba con el grupo de los Apóstoles. Notemos que en ningún momento se pone en duda el hecho de que realmente echaba fuera los demonios. No se trata aquí de un falso exorcista como los hijos de Exceva que Pablo encontró en Efeso(Hechos 19:13-16). Por lo tanto, era alguien que estaba siendo usado por el Señor para liberar a las personas del poder de Satanás.

Es importante señalar también que, no se hace mención de que estuviera enseñando falsa doctrina, o que viviera en pecado. Ademas, por la forma en la que trataba "el nombre de Jesús", y por la referencia que el Señor hizo mas tarde de él, podemos pensar que, con toda probabilidad se trataba de un verdadero creyente, y no uno de esos exorcistas y falsos maestros a los que Jesús condenó(Mateo 7:22-23).

La actitud de los discípulos quedó clara: ellos se sentían orgullosos de contar con el monopolio absoluto de Jesús(al menos eso creían). Cuando los Apóstoles fueron enviados a predicar, el Señor les dio poder y autoridad sobre los demonios(Marcos 6:7). Esto les llevó a pensar que ellos tenían la exclusividad y que, eran los únicos colaboradores de Jesús en la obra del Reino(como los discípulos, aun hoy día no entendemos lo que realmente Jesús enseño). Así que, cuando vieron a alguien que no era de este grupo reducido haciendo lo mismo que ellos hacían, creyeron que era inapropiado y trataron de impedírselo. No estaban dispuestos a reconocer a nadie que no perteneciera a su propio grupo. ¿Alguna similitud con lo que se vive hoy en la Iglesia del Señor?

Definamos Sectarismo: Es la intolerancia, discriminación u odio que surgen de dar importancia a las diferencias percibidas entre diferentes grupos sociales, políticos o religiosos, o entre las subdivisiones dentro de un grupo, como las diferentes manifestaciones de una misma religión o las facciones de un movimiento político.

Las bases ideológicas de las actitudes y comportamientos sectarios son extraordinariamente variados. Los miembros de un grupo religioso o político pueden creer que su propia salvación, o el éxito de sus objetivos particulares, requiere la búsqueda agresiva de la conversión de otros grupos, o los partidarios de una facción determinada pueden creer que para lograr sus proyectos políticos o religiosos los opositores deben ser purgados.

Ahora bien, veamos como se manifiesta el "espíritu sectario". La clave esta en el motivo por el que los discípulos le prohibieron que siguiera echando fuera demonios: "él no nos seguía". La preocupación de Juan no tenía que ver con el hecho de que no viera al hombre suficientemente dispuesto para identificarse con Cristo en su camino hacia la Cruz. Si esto hubiera sido así, habría merecido la aprobación de Jesús. Pero el pasaje nos deja con la fuerte impresión de que lo que realmente desagrado a los discípulos fue que él hombre no les seguía "a ellos".

Todo este asunto es muy triste. Hacia muy poco los mismos discípulos habían sido incapaces de echar fuera el demonio de un muchacho(Marcos 9:17-18), pero ahora querían impedir que éste hombre, que obraba en el nombre de Jesús, hiciera lo que ellos con tantas dificultades no habían conseguido. Por supuesto, esta no era, ni es la forma de hacer progresar la "obra del Señor".

"Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado".(Juan 6:29)

Desgraciadamente esto sigue siendo así. ¡Muy a menudo criticamos a otros por tratar de conseguir los éxitos que no podemos, y por hacerlo sin la probación de los hombres, o su grupo!

"Mas !!ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando." (Mateo 23:13).

La postura del Señor es muy clara: El no admite el espíritu sectario en sus discípulos, ni en quienes quieren o pretenden serlo. Desgraciadamente a éste espíritu intolerante debemos algunas de las paginas mas negras de la historia de la iglesia.

Cuando el Apóstol Pablo escribió su primera carta a los Corintios, estableció un principio para determinar quienes actúan verdaderamente por el Espíritu Santo:

"Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo." (1 Corintios 12:3)

Según Pablo, obrar por el Espíritu implica aceptar la doctrina y practicas que, el nombre de Jesús tiene.

El poder de Jesucristo se manifiesta allí donde donde se le exalta de acuerdo a su Palabra. Cristo no excusa falsas doctrinas u opiniones equivocadas en cuanto a su persona, puesto que, actuar en su nombre implica necesariamente ajustarse a lo revelado en su Palabra acerca de El. Alguien que enseñe cosas falsas acerca de Jesús, o que no se ajuste a su Palabra, esta claramente del lado del diablo.

Por otro lado, no hay garantías de que todo aquel que obre en el nombre de Jesucristo, cuente con la plena aprobación de El. Por ejemplo, resulta curioso que alguien que echa fuera demonios en el nombre de Jesús no estuviera con ellos. Y de hecho, el Señor no dijo nada acerca de esto. Pero no debemos olvidar que será El mismo en su venida gloriosa quien juzgará toda cuestión de lealtad y obediencia(Marcos 8:34-38). Este asunto no les tocaba decidirlo a los discípulos.

La cuestión de fondo en este pasaje es con quién se asocia a alguien en el servicio al Señor. Por la forma en que los discípulos se referían al exorcista que no iba con ellos, parecía que mas que hermano y colaborador, lo consideraban como un enemigo y opositor. El Señor les estaba enseñando que debían considerarle como alguien "de los nuestros", entre los cuales El mismo se incluía(Marcos 9:40).

Referencias: Biblia - Escuelabiblica


11/23/2017

¿Quien Es El Mas Grande?


Y llego a Capernaum; y así que estuvo en casa, les pregunto: ¿Que disputabais entre vosotros en el camino? Mas ellos callaron; porque los unos con los otros habían disputado en el camino quién había de ser el mayor. Entonces sentándose, llamó a los doce, y les dice: Si alguno quiere ser el primero, sera el postrero de todos, y el servidor de todos.(Marcos 9:33-35)

Saludos. Es innegable que, en nuestra naturaleza humana siempre queramos ser los primeros en todo, o como algunos, creer que somos y merecemos ser los mas importantes. Y todo esto, en la mayoría de los casos, sin hacer los suficientes méritos, y pretender tal reconocimiento de parte de los hombres, y no de Dios. Lograr tal reconocimiento a costa de todo y por encima de todos, es la meta de muchos.

Los discípulos discutían acerca de quien "debía ser el mayor entre ellos". Hasta ese punto, ellos sabían que Jesús era el Mesías, lo que aun no tenían bien claro, o no querían saberlo, era el tipo de Mesías que representaba. Esperaban como la mayoría de Judíos de la época(aun lo siguen esperando), un libertador de espada que, los librara del poder opresor de los Romanos y que, se sentara en el trono a compartir el poder con ellos.

El asunto, es que Cristo sabia perfectamente que imponer Su Reino con base en Su poder, nunca llegaría a cambiar el corazón del hombre. Ocurriría lo que en muchas dictaduras de este mundo, donde los súbditos se muestran sumisos por temor, pero en ninguna manera aman a su dictador. Esto, no es vida. El Reino de Dios que Cristo había venido a instaurar en el corazón de los hombres no se podía basar en el poder, sino en el increíble y maravilloso amor de un Dios todopoderoso que es capaz de entregar a su propio Hijo para salvarnos y reconciliarnos con El.

En este mundo en el que se idolatra el poder, el anuncio que Jesús hizo sobre su muerte era incompresible para los discípulos, y les resultaba absurdo y contradictorio. He ahí el porque de su discusión sobre el poder que erróneamente entendían.

Así es como funciona la mente humana, incluso la de los creyentes: rechaza lo que no le gusta y se cierra para no saber mas.

Una vez que hemos identificado el orgullo de los discípulos, es necesario que veamos también el nuestro, porque uno de los pecados mas comunes de la naturaleza humana es precisamente este. ¿Quien habría imaginado que unos simples pescadores pudieran estar movidos por un deseo de poder personal cuando seguían a Jesús? Con frecuencia todos pensamos que merecemos mas de lo que los demás nos dan. A veces escondemos este orgullo bajo el manto de una supuesta humildad, pero finalmente lo que queremos es que los demás se fijen en nosotros y nos valoren. Otras veces se manifiesta por medio de celos y envidias, provocando amargas discusiones y conflictos. En casos peores, y por patologías asociadas, el poder, a todo costo, es la meta.

Este deseo es un pecado terrible que arruina el alma, porque se opone al arrepentimiento y mata el amor fraternal. Por estar tan arraigado en el corazón del hombre, no desaparece con facilidad. Los mismo discípulos que recibieron la reprensión del Señor, volvieron al mismo tema la misma noche en la que fue entregado(Lucas 22:24-30).

El asunto era serio, así que Jesús se sentó y llamo a los doce. Como Maestro, comenzó a enseñar a sus discípulos acerca de la actitud que ellos deberían tomar hacia el poder y la autoridad cuando emprendieran la misión de anunciar el Reino de Dios en el mundo.

Tristemente, la historia ha demostrado la importancia de esta lección y lo mal entendida y aprendida que ha sido por una parte importante de la llamada "cristiandad"(muchas veces también, por conveniencia y ganancia deshonesta). ¡Cuantos abusos de poder y autoridad se han cometido y comenten aun en el nombre de Cristo! No es de extrañar que el mundo haya perdido respeto por lo que considera manifestaciones incompatibles con lo que Cristo represento.

Nunca debemos olvidar que los valores del Reino de Dios son completamente opuestos a los de este mundo. Jesús enseño que se llega a la plenitud de la vida por medio de la negación de uno mismo(Marcos 8:35), que el grano de trigo sólo da fruto si muere primero(Juan 12:24), que los pobres de espíritu son los bienaventurados y los herederos(Mateo 5:3), y que una gran persona es la que sirve a los demás(Marcos 10:45). Por el contrario, en el mundo, los primeros son los ricos, los poderosos, los fuertes.

Es necesario entonces, que si queremos seguir a Jesús, primero rompamos con los moldes de este mundo. Porque la grandeza en el Reino de Cristo no consiste en gobernar y recibir honores, sino en servir. No en buscar los primeros puesto, sino en ser los últimos. No en estar preocupados por el puesto que ocupamos, sino en buscar que otro ocupe un mejor puesto. No en buscar mi propio provecho, sino el de los demás.

Pero notemos que el Señor no dijo que el cristiano no debe ser una persona ambiciosa, lo que hizo fue encauzar adecuadamente esta ambición. En lugar del afán de protagonismo y preeminencia, el cristiano se debe distinguir por su ambición de servir a los demás, y por supuesto, en sacar sus metas y proyectos adelante, para ayudar en toda clase de buenas obras(2 Corintios 9:8).

En realidad, el Señor estaba enseñando un principio que, no solo es valido en Su Reino, sino también en el mundo en que vivimos. Seguramente, muchas de las personas que recordamos con admiración, lo son por la disposición que tuvieron para servir a los demás y por sus aportaciones constructivas a la sociedad.

El Señor dio un ejemplo supremo de lo que estaba enseñando, por medio de su propia vida, haciendo que esta lección sea inolvidable:

"Porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." (Marcos 10:45).

Y nosotros somos exhortados a seguir su ejemplo:

"Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz." (Filipenses 2:3-8).

El Señor, continua su enseñanza a los discípulos. Para ello, a manera de ilustración, tomó a un niño en sus brazos. "Es interesante observar la frecuencia con que los evangelios mencionan la presencia de niños alrededor de Jesús y su amor por ellos". Cada vez que necesitaba un niño, allí había uno. Pero este aprecio de Jesús por los niños no era frecuente en la sociedad Judía de entonces. En ese tiempo, los niños eran considerados como un "proyecto de hombre", y como tales, no eran tenidos muy en cuenta.

Por otro lado si hay algo que caracteriza a un niño, es su dependencia de los adultos. Un niño siempre necesita cosas y cuidados. Entonces, ¿que era lo que Jesús quería ilustrar por medio de aquel niño? El Señor quería que les quedara bien claro que, para llegar a ser grandes en el Reino de Dios, debían ponerse al servicio de los últimos de la sociedad. Como los niños necesitados, por ejemplo, que ni tienen riquezas, ni influencias, ni peso en el mundo.

Siempre somos dados a cultivar amistad con aquellos que nos pueden hacer un favor, y que de alguna forma podemos sacar alguna utilidad de ellos, mientras que evitamos asociarnos con aquellos que sólo necesitan de nuestra ayuda y no nos pueden dar nada a cambio. Desgraciadamente, los seres humanos tenemos esta tendencia. Pero Jesús nos enseña a buscar, no a los que nos pueden hacer favores, sino a aquellos a quienes nosotros se los podemos hacer. Preferiblemente a aquellos que no nos van poder devolver lo que hagamos por ellos. Aunque cuando sembramos la semilla en buena tierra, no por avaricia, sino de corazón, un día recogeremos buenos frutos que, no necesariamente serán materiales.

"Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado. Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos." (Lucas 14:12-14).

Ahora bien, recibir a un niño en el nombre de Cristo, nos debe hacer pensar no solo en niños de corta edad, sino también en cualquier hermano(a), por muy sencillo y torpe que sea.

"Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis." (Mateo 25:31-46)

Cuando mas adelante los Apóstoles fueran enviados al mundo a predicar, deberían preocuparse por todos aquellos que a los ojos del mundo tal vez eran insignificantes. De esa forma, lo que hicieran por ellos, se lo estarían haciendo a Cristo mismo y al Padre que lo envió. Lo importante, por lo tanto, no eran ellos mismos como Apóstoles, sino que su preocupación debería ser el honor y la gloria de Cristo. Y la forma de preocuparse por ello, sería sirviendo a aquellas personas sencillas que poco o nada les podrían devolver.

La lección estaba clara(al menos claramente se los enseño el Señor): Lo importante no era el niño, ni tampoco los Apóstoles, sino Cristo mismo, a quienes de alguna manera estos representaban en ambos casos.

Lamentablemente ellos no aprendieron la lección, y volveremos a verlos discutiendo sobre lo mismo más adelante(Marcos 10:35-45). Y nosotros....¿Hemos aprendido la lección?

Referencias: Biblia - Escuelabiblica.com



11/09/2017

¡Decretos y Declaraciones!


En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.(Santiago 4:15)

Saludos. Hagamos una reflexión inicial: es fácil, en nuestra humanidad, caer en el error de desplazar a Jesucristo del centro del Evangelio y colocar en su lugar otras cosas; un templo(sitio de congregación), un líder apostata, una religión, o cualquier otra cosa. Pero "el Evangelio es de Jesucristo." (Marcos 1:1)

Sobre este tema se ha escrito mucho. Hoy, tratare de enfocarlo desde un punto de vista distinto y mas entendible. 

Es cierto que los teólogos de la prosperidad y algunas sectas religiosas, te han enseñado expresiones a las que le das carácter de doctrina por desconocimiento de la Palabra(jamas sera una excusa en el juicio) y de los atributos de Dios. Frases como: "si lo quieres, si lo deseas 'declaralo' con autoridad." Y esto es suficiente para que Dios tenga la obligación de dártelo, bajo la premisa de que eres "Su hijo". Sustentando, como siempre, con textos fuera de contexto que, tú das por aceptado.

Entérate de algo: Este tipo de practica, ya sea por voluntad propia, creyendo que es correcto, o por ignorancia bíblica(por no leer si es cierto lo que te enseñan), te convierte en un Desleal y te acerca a la condenación(Isaias 24:16).

La palabra del hombre no tiene ningún poder intrínseco desde el punto de vista divino para hacer nada. Si fuere así, entonces el hombre sería un dios y no un hombre. Decretar y declarar por cuenta propia, no es más que pretender usurpar la soberanía y el poder que, solo pertenecen a Dios.

El poder es de Dios, el hombre sólo puede y debe limitarse a hacer una petición en clamor y súplica, con respecto de cualquier necesidad o caso, al Señor, y si es su santa voluntad, El lo hace.

Durante el ministerio de nuestro Señor Jesucristo, El mismo, nunca decreto o declaro o demando algo de su Padre sin clamar y suplicar, aun siendo Hijo. Veamos el mejor ejemplo:

"Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente."(Hebreos 5:7)

Notese que, dice claramente: "Fue oído a causa de su temor reverente". Dios es soberano sobre toda la creación, el hombre no controla, ni puede sobornar a Dios.


Si decretar y declarar es lo que haces, y en lo que crees; es entendible en tu humanidad, aunque no sea correcto. Pero tienes una oportunidad. Justamente; Jesucristo vino a liberarnos de toda opresión a todos los que decidimos aceptarle, creerle y obedecerle(revisa cual es tu concepto de obediencia y a quien se la debes)(Isaias 61:1, Lucas 4:18, Galatas 5).

Veamos un ejemplo, de muchos otros que, se encuentran en las Escrituras, sobre la soberanía de Dios, y nuestra sumisión a ella en fe y obediencia:

"Jesús pregunto al padre: ¿Cuanto tiempo tiene que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño. Y muchas veces le hecha en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos. Jesús le dijo:Si puedes creer, al que cree todo le es posible. E inmediatamente el padre del muchacho clamo y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad"(Marcos 9:21-24)

Los discípulos no habían podido echar fuera al espíritu maligno que atormentaba al muchacho. Esto no paso inadvertido para los escribas y fariseos(los incrédulos de hoy día), que siempre estaban buscando alguna ocasión para ridiculizarlos y desacreditarlos ante la gente.

Esto siempre ha sido así; el mundo nos observa buscando nuestras fallas para ridiculizarnos. Así que, cuando Jesús pregunto a los discípulos que era lo que discutían con los escribas y fariseos, ellos estaban avergonzados y no contestaron nada. La experiencia de no haber podido sanar al muchacho debió haber sido frustrante.

La misma experiencia debe ser compartida por quienes decretan y declaran y nada sucede. Sin embargo, cuando nos acerquemos a Jesucristo, para que sea El quien obre, según su santa voluntad, nadie quedará defraudado.

En este caso, la enfermedad del muchacho estaba relacionada con una posesión demoníaca. Sin embargo, debemos ser cautelosos, porque no siempre hay relación entre la enfermedad y la presencia de un espíritu inmundo. Sin duda, aquellos que cada vez que tratan con un enfermo comienzan un exorcismo, están equivocados.

En realidad, la angustia del padre de este muchacho no era nada en comparación con la que Dios mismo sentía viendo como su pueblo le había abandonado y no manifestaba una fe autentica en El, tratando de usurpar su señorío sobre todas las cosas. Por eso, la reprensión del Señor a todos los presentes(y a nosotros) en este episodio:

"¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuando he de estar con vosotros?¿Hasta cuando os he de soportar?"(Marcos 9:19).

La gravedad de esta amonestación radica en el lenguaje utilizado por Jesús, muy similar al que Moisés uso siglos atrás para amonestar al pueblo de Israel por haberse apartado de Dios para ir en pos de los ídolos(cualquier cosa que adores que no sea Dios):

"Generación torcida y perversa. ¿Así pagáis a Jehova, pueblo loco e ignorante"(Deuteronomio 32:5-6)

Esto nos recuerda que siempre debemos acudir a Jesús cuando todo lo demás falla(aunque la primera opción debe ser El). Si no avanzamos en nuestra vida cristiana, es por nuestra falta de fe, y no por culpa de otros. La verdadera fe se somete siempre a la voluntad de Dios y confía en El.

La plena comunión con Dios y en dependencia de El, se traduce en poder para Su servicio. Todo intento de servicio al Señor, sin tener una comunión dependiente y constante con El, acabará siendo estéril y vano. Recordemos las palabras de Jesús y guardemosla en nuestros corazones:"Sin mi nada podéis hacer"(Juan 15:5).

Aunque Santiago 4 habla sobre "la amistad con el mundo", podríamos aplicar a los decretan y declaran y nada pasa, y nada reciben, lo siguiente:

"Pedís, y no recibís, porque pedís mal"(Santiago 4:3)


Referencias: Biblia - escuelabiblica


10/30/2017

¡Hazlo Realidad!


Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar: Sobre ti fijare mis ojos.(Salmo 32:8)


Saludos. Creer que las situaciones difíciles se van a arreglar por medios mágicos y extraordinarios, como por ejemplo: con una lotería, una cruz magnética, un amuleto, un brujo, ilegalmente, una religión, un pacto con Dios, seguir a falsos apóstoles y profetas y que, a la hora menos pensada nuestras penas se transformarán en felicidad. Eso se llama "fantasía"

Hay dos clases de fantasía: La Buena, que consiste en entregar nuestras causas a Dios, y echar imaginación para tratar de buscarle remedio a la mala situación, ésta es, una verdadera fabrica de buenas ideas. Cuando menos se piensa proporciona soluciones que antes ni habíamos sospechado. Y La Mala Fantasía, la dañosa, la falsa fantasía, que consiste en soñar, solamente en soñar, sin tomar acción ni hacer nada real por solucionar los problemas, y entregarnos a la esclavitud religiosa, con todo y las consecuencias que ello trae.

"Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la LIBERTAD, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho." (Santiago 1:25)

En adelante, hecha cabeza sin cesar para encontrar la solución, y extiende una mano en busca de ayuda, hacia aquel que prometió: "Todo el que pide recibe, y todo el que busca halla." (Mateo 7:7), y con la otra mano, lucha contra las corrientes de las adversidades, sin dejar de trabajar un solo día por mejorar la situación.

Las soluciones no brotan de la tierra, hay que actuar con mucha Fe, Determinación, Pasión, y Constancia. Así que, querido amig@, piensa desde hoy: ¿Que voy a hacer para mejorar mi situación?¿Leeré algo mas al respecto?¿Pediré algún consejo?¿Buscaré amistades que me ayuden y guíen?


Siempre que enfrentamos una crisis, debemos tomar una posición de Avanzar de la mano de Dios.

Cuando nos Determinamos a sacar nuestras causas adelante, se necesita pasar de una decisión a la Acción, si solo permanecemos con la idea en la mente, poco puede servir lo reflexionado.

La crisis es una bendición, actúa en FeDeterminarte es progresar Constantemente, no se llega al Éxito sin Pasión.

"Tú pues, sufre trabajos como fiel soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se embaraza en los negocios de la vida; a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. Y aun también el que Lucha, no es coronado, si no luchare legitimamente" (2 Timoteo 2:3-5)

La Lucha debe ser constante, no existe el progreso sin la Lucha, fracasan los que no Luchan.

La Lucha acrecienta el poder de la perseverancia, dejar de Luchar es destruirnos a nosotros mismos, el éxito se corona a través de la Lucha, el progreso es el premio a todos los esfuerzos.

El fracaso no significa que usted ha sido un tonto, hay que intentar muchas veces, y cada vez, empezar de cero. No pienses que no lo lograras, es necesario darse muchas oportunidades.

"¡Animo no tengan miedo! ¡Aquí esta su Dios para salvarlos, y a sus enemigos los castigara como se merecen!" (Isaias 35:4)


Desde hoy, tienes que convertirte en un fabricante de sueños, ¿por que?, tienes que creer que un sueño se vuelve realidad.

Debemos cambiar nuestra mentalidad de administradores a fabricantes de sueños, de directores a fabricantes de sueños, de empleados a fabricantes de sueños.

Dios te esta poniendo en este mismo momento en una posición desde la cual puedes convertir lo ordinario en trascendental ayudando a otros a hacer realidad sus sueños, no se trata de que uno se desprenda de sus sueños, sino de que, no permitas que tus sueños se conviertan en tu ídolo.

Sepan que Dios hace nuestros sueños realidad cuando hacemos realidad los sueños de los demás.

No te sientas movido por el deseo de tener éxito; cada cual tiene una idea distinta del aspecto que el éxito tiene. Déjate mover siempre por el deseo de sentirte realizado. El éxito trae consigo una felicidad que dura poco; la realización trae consigo gozo que perdura.

¿Querrías ver que en tu vida se hace realidad lo mejor que Dios tiene para ti? ¡Conviértete en un Fabricante de Sueños!¡Hazlo Realidad!


Referencias: Biblia - "Liderazgo Vertical" de Craig Johnson.